La ortogastronomía también se incluye en los helados, Palermo Delicatessen combina el placer gustativo con los aspectos saludables y nutricionales del helado. Apuesta por la autenticidad del producto, que no renuncia al sabor en toda su plenitud y que al mismo tiempo se preocupa por conocer y transmitir los valores nutricionales de todo lo que elaboran. Los profesionales del Obrador han conseguido plasmar una oferta original con sabores sorprendentes que conviven con otros más clásicos, elaborados a partir de materias primas naturales y todo ello recuperando el concepto tradicional del "quiosco de helados" pero con una estética innovadora y creativa. Un quiosco decorado con los diferentes sabores que se ofrecen así como los valores nutricionales (grasa, calorías, alcohol...) de cada uno de ellos y donde podemos además encontrar helados típicos de Palermo Delicatessen como es el de requesón de abredo y albaricoque, el helado de chocolate y maíz, el sorbete de mar o el helado choco rosas.
    En definitiva, una nueva manera de entender la gastronomía en general que no renuncia en ningún caso al placer gustativo, pero que introduce valores complementarios y enriquecedores como los aspectos saludables, la creatividad y la personalización, en búsqueda de la calidad máxima.